miércoles, 29 de marzo de 2017

Receta: Matcha Chía Pudding

Fitness And Chicness-Matcha Chia Pudding-1
 Today, I wanna share with you a recipe I've been wanting to try for some time. My new favourite breakfast, perfect to keep me full and alert all morning and afternoon: matcha chia pudding.

Hoy quiero compartir con vosotros una receta que llevaba tiempo queriendo hacer: matcha chia pudding. Mi nuevo desayuno favorito, que me mantiene llena y alerta toda la mañana (y parte de la tarde).


No sé si recordáis que hace casi tres años gané un concurso con la revista Elle gracias a mi receta del pudding de chía. Bien, pues aunque lo sigo haciendo desde entonces, siempre he pensado que había algún ingrediente con el que podría mejorarlo más aún. Y por fin he dado con la respuesta: le he puesto té matcha, y otros dos que también le aportan más propiedades. Os cuento la receta paso a paso y luego sus beneficios para la salud:

En un bol, se pone un yogur griego sin azúcar, dos cucharadas de semillas de chía, leche (la que queráis, a mí me gusta de avena, de arroz, de soja, de vaca...) a ojo -para que se quede relativamente líquido, porque luego espesará bastante-, una cucharada de té matcha, media de maca en polvo y un par de cucharadas de avena. Es opcional ponerle medio scoop (cucharada medidora) de proteína en polvo de vainilla y un chorrito de esencia de vainilla, canela o stevia para endulzar. Se remueve todo muy bien, se pone en el recipiente en el que lo vayamos a tomar, y lo dejamos reposar toda la noche.

A la mañana siguiente, le añadimos los toppings que queramos. En mi caso, me gusta ponerle coco rallado, semillas de calabaza, nueces, arándanos...

El resultado es un desayuno nutritivo lleno de calcio, omega 3 y proteínas que nos va a saciar toda la mañana gracias a la chía, el yogur, la avena y la proteína en polvo, y que además nos mantendrá alerta con el té matcha y la maca pero sin ponernos cardíacos como pasa con el café. Además, tiene fibra, hierro y vitamina B6.

Fitness And Chicness-Matcha Chia Pudding-2

¿A que tiene buena pinta? ¡Pues mejor sabe! Y lo bueno es que, aparte de que esta receta da para casi dos días -depende del hambre con que te levantes-, con eso de dejarlo preparado la noche anterior te ahorras tiempo por la mañana y hasta puedes llevártelo donde quieras si lo haces en un tarro con tapa.

¿Quién se anima a hacerlo? ¡Contadme si lo preparáis en casa!