miércoles, 2 de agosto de 2017

ASÍ ME MAQUILLÉ EN MI SEGUNDA BODA (EN VÍDEO!!)

Fitness And Chicness-How I Did My Own Wedding Make Up-1

 Since I've been missing a few days due to technical problems, I want to compensate you with a blogpost you've been asking for: my wedding makeup. Here you have the video with all the products I used and how I did it.


¡Habemus nuevo post, y habemus vídeo! Después de unos días de ausencia por unos problemillas técnicos, vuelvo con una entrada que me habíais pedido mucho: la de mi maquillaje de boda (de la segunda, que me lo hice yo misma). Así que, deseo cumplido.


Lo primero de todo: sabéis de sobra que no soy profesional del maquillaje, pero sí es cierto que algunas personas me dicen muchas veces que les gusta mucho cómo me maquillo. Además, a mis 36, como que me voy conociendo ya y sé lo que me queda bien y lo que no. Por eso me animé a hacer el vídeo. Eso sí, no esperéis una cosa del estilo de los de Pixiwoo.  Chloe Morello o Ratolina porque no tengo ni los medios ni la soltura de ninguna de ellas (pero tiempo al tiempo 😅).

Por otro lado, seguí un poco la idea de cómo me maquillaron en mi primera boda, que fue destacando mis ojos y usando tonos tierra y anaranjados. Así que, sin más dilación, os dejo el vídeo y más abajo os explico los productos que usé (porque está a cámara rápida y a lo mejor no veis bien alguno de ellos) y alguna que otra cosa.


Después de hidratar muy bien la piel y el contorno de ojos (sobretodo esto último porque tiendo a usar productos que lo resecan por el tema de las bolsas, y luego en las fotos se me ve muy arrugado), me puse la prebase de Benefit The Porefessional para disimular poros abiertos y eliminar brillos.

Como base de maquillaje, y puesto que quería algo ligero pero que me cubriese las imperfecciones y además tenía que adaptar el tono al que tengo ahora mismo, mezclé la base de Dior Nude con la de Guerlain Terracotta Teint D'Ailleurs y las apliqué con un pincel de Real Techniques. Lo hice en movimientos circulares porque así queda más natural y además los poros se ven mucho menos.

Primer round de corrector: usé el Magic Concealer de Helena Rubinstein en el tono 2 que tengo hace mil años. Es súper líquido y no reseca nada, pero cubre muy bien. Además, ilumina. Me lo puse en la zona de la ojera en forma de triángulo invertido e incidiendo en el ángulo interno de los ojos, que lo tengo especialmente oscuro. Lo hice con los dedos porque me da la sensación de que extiendo mejor el producto y no se queda en el pincel. Con lo que me sobró me puse un poco en el puente de la nariz y en la barbilla, para iluminar.

Segundo round de corrector: con el Naked Skin de Urban Decay, que es más denso y con un tono menos claro que el anterior, incidí en la zona donde más se me nota la ojera y la bolsa y volví a extenderlo con el dedo (usando siempre el anular para no maltratar la zona).

Como colorete, el tinte Cha Cha Tint de Benefit, que sabéis que es mi favorito desde hace mucho. Unas cuantas gotas en cada mejilla (siempre de una en una), y extendí con un pincel que compré en Mercadona.

Para matizar, polvos compactos de Mac en la zona T y también en los párpados para que hagan de prebase de las sombras. Los polvos de sol también son de Mac, y son prácticamente mates pero tienen un ligerísimo brillo dorado que los hace muy favorecedores. Obviamente, aplicados a grandes pasadas con un pincel grande de Elite Makeup ¡sin olvidar el cuello!

El lápiz de cejas es de Mercadona, y el gel fijador de Maybelline. Poco que decir aquí salvo que después de rellenarlas con el lápiz me gusta peinarlas hacia arriba con el cepillo para suavizar los trazos y que queden algo más naturales.

Para las sombras de ojos usé varias cosas. En primer lugar, los polvos iluminadores Mineralize SkinFinish de Mac en el párpado móvil (sin llegar hasta la cuenca del ojo, sino más bien pegado a las pestañas), el arco de la ceja y en el lagrimal, para dar mucha luz a la mirada. Los apliqué con un pincel de Mercadona. Después, usé las sombras de una paleta de Coastal Scents que me regalaron hace un montón de tiempo que al principio me parecían muy maluchas ¡y resulta que duran muchísimo en el párpado! Además, la paleta tiene 96 colores súper combinables entre sí y con diferentes acabados. En la cuenca del ojo me apliqué con un pincel de H&M un color anaranjado oscuro, para darle profundidad al ojo. Como tengo los párpados un poco caídos, procuré poner ese color algo más arriba de donde se me forma el pliegue para disimularlo. Luego, usando un pincel plano de Mercadona, me puse una sombra marrón oscura con un poco de brillo en el ángulo externo del ojo y subiendo un pelín hacia la cuenca y hacia afuera para hacer el ojo más rasgado, y difuminando muy bie con un pincel de Lewis Amarante. También puse un poco de esa sombra marrón en el párpado inferior, pero llegando sólo a la mitad del ojo. Volví a poner los polvos iluminadores en el centro del párpado móvil para asegurarme de que se seguía viendo una mirada muy luminosa.

El eyeliner me lo hice más o menos discreto, teniendo en cuenta también mis párpados algo caídos. Usé un delineador de YSL en formato rotulador y, como se me está gastando lo mojé en uno líquido de Mercadona que me gusta mucho pero tiene un aplicador un poco menos preciso. Aunque al final usé un poco ambos (es la parte más difícil, y lo sabéis 😆).

Como toque final en los párpados, me puse un pigmento naranja brillante de Mac que me pusieron cuando me maquillaron en mi primera boda y que me flipa en la cuenca del ojo. Deja un efecto genial!!

Tercer round de corrector: de nuevo con el Naked Skin unos retoques, porque mis ojeras son incombustibles.

Máscara de pestañas, la de Volumen de Mercadona. Es de las mejores que he probado nunca en cuanto a duración, aplicador, color, efecto y relación calidad-precio.

Iluminador Chic & Shine Highlighter de Douglas. Súper cómodo porque es en barra y se extiende muy bien. Me puse un poco en lo alto del pómulo, la punta de la nariz, el lagrimal y el arco de la ceja.

El brillo de labios es de Mac y tiene un tono cobre súper favorecedor para el verano. Además, es poco pegajoso y dura bastante.

¡Y nada más! (ni nada menos...). Aunque el vídeo está a cámara rápida, os aseguro que en total tardé menos de veinte minutos en maquillarme. Y, como veis, usando productos bastante asequibles y normalitos -salvo el corrector de Helena Rubinstein, que ya no lo venden, pero hay muchos parecidos-. Así que ya podéis poneros vosotras a practicarlo para comprobar que no es nada difícil conseguir un maquillaje de novia -que sirve para el día a día si le quitamos el pigmento de Mac o para cualquier noche si se lo dejamos- súper favorecedor y rápido.

¿Qué os parece? ¿Os gustan estos vídeos de maquillaje? ¿Hay alguno que os gustaría que os enseñara? ¡Contadme!