lunes, 25 de abril de 2016

Mi Primera Compra en She In

Hoy voy a cambiar un poco la temática del blog para contaros mi experiencia de compra por primera vez en She In. ha sido en general muy positiva a pesar de mis reticencias iniciales, salvo alguna cosa que comentar, pero creo que para las que aún dudan si lanzarse puede venirles bien.

I'm gonna talk about a different thing today to share my purchase experience at She In. It's been a positive one despite my previous reservations, so maybe for those of you hesitating about it, it can be useful.



Teniendo en cuenta que mi experiencia de compra de moda online se reduce a una vez que compré un par de cosas en Venca hace años (y no salieron demasiado buenas) y otra que compré en Bershka y salió bien al 50%, comprenderéis que me haya costado mucho lanzarme de nuevo a probar suerte.

Sin embargo, como llevaba mucho tiempo viendo que mucha gente compra en esta web sin problemas y que tienen prendas súper chulas a precios increíbles, decidí arriesgarme y probar. Tenía además un 40% de descuento para la primera compra, lo que me animó más todavía a lanzarme.

Os cuento punto por punto mi experiencia desde el inicio:

En primer lugar, me di una vuelta por la web buscando las prendas que quería comprar (un vestido de verano, alguna camiseta informal... nada muy arriesgado). Pero, como era de esperar, me fui desviando de mi objetivo al ver bañadores súper chulos, chaquetas, vestidos arreglados... Eso sí, sabía que era posible que muchas de esas prendas no fueran como en la foto -me parece muy mal, por cierto, que usen fotos directamente de blogs de moda famosos para vender prendas que imitan a las originales-.

Después, hice mi recopilación. Como tenía el 40% de descuento por ser la primera compra, me dejé llevar. Un vestido, tres camisetas, una chaqueta de encaje, dos bañadores y una camisa.

Una cosa que recomiendo hacer es, en cada prenda, leer la experiencia de otras compradoras con ellas. Así puedes descubrir si da mucha o poca talla, si el tejido es bueno... De hecho, yo me arriesgué a pedir dos bañadores precisamente después de leer las reviews de varias compradoras que los ponían muy bien en cuanto a calidad.

Una vez que tenía mi carrito de la compra lleno, pasé a la compra en sí, y ahí surgieron algunos problemas:

En primer lugar, el descuento del 40% no me valía para casi ninguna de las prendas, porque en teoría estaban todas ya en sale y tenían su propio descuento. La primera en la frente. Estuve a punto de cancelar todo pero me limité a eliminar algunas prendas del carrito.

En segundo lugar, a la hora del pago, el sistema decía que no reconocía mi tarjeta de crédito -con la que he pagado en otras muchas webs-. Lo intenté varias veces, pero nada. Lo bueno es que tienen un chat en directo en el que una operadora te ayuda a resolver dudas y problemas. Al final, hice el pago por Paypal.

Un vez finalizada la compra, me indicaron que el pedido estaba ya en proceso. En teoría por el importe de la venta tenía servicio gratuito de entrega express en 24 horas, pero no me llegó hasta una semana después.

Pero bueno, el pasado jueves por fin tenía en casa mi primer pedido de She In. Estaba deseando abrirlo para comprobar el estado y la calidad de las prendas. Expectante y escéptica a partes iguales... Y debo decir que en general todo sorprendentemente bien. Dejando a un lado lo arrugado que llega todo, la verdad es que las prendas están todas muy decentes:

[Estas son las prendas tal cual las saqué del paquete en el que venían]

Lo único, que el vestido (la prenda roja) es demasiado corto por delante y demasiado largo por detrás, y salvo que le ponga un cinturón -con el que creo que le quito toda la gracia- lo voy a dejar para la playa.


Los bañadores tienen un tejido bueno y sientan muy bien. Es lo que más me ha sorprendido. Eso sí, os recomiendo lavar muy bien las prendas antes de ponéroslas (yo confieso que cuando compro en Zara y estos sitios no siempre lo hago porque me muero por estrenar). Por precaución puse los bañadores en remojo con detergente para lavar a mano y el agua quedó súper amarilla con el bañador blanco, no me preguntéis por qué -creo que es mejor no saberlo-.


En resumen: ¿volveré a comprar en She In? Pues creo que sí. Como os digo, si se hace una buena investigación de las prendas y se mira muy bien la talla, la compra es segura. He leído en algunos blogs que los vestidos suelen venir muy cortos y los abrigos son más bien malos, cosa a tener en cuenta para no pedirlos o estar precavidas. Pero para ropa más de batalla como camisetas, vestidos informales y cosas así, creo que es una opción como cualquier otra (si no tienes prisa por recibir las prendas).

Lo mismo después de esto me animo a comprar un día en Asos, donde parece que todo el mundo hoy en día compra muchísimo.

¿Soléis comprar ropa por internet? ¿En qué páginas? ¿Habéis tenido alguna mala experiencia?