martes, 1 de abril de 2014

Siete Trucos de Belleza (raros) que Funcionan (muy bien)

Podría decir que soy "Doña Remedios". Siempre ando a la busca y captura de un remedio natural o un truco de belleza efectivo que nos facilite un poco la vida (beauty). Y que sea barato, of course. Por eso hoy os traigo mi mejor selección. Los mejores trucos de belleza raros que realmente funcionan.

I could say I'm always looking for that natural remedy or beauty tip which can make our life easier, prettier and happier. As cheap as possible, of course. So, let me show you the seven best weird beauty tips which really work.


Es probable que alguno de estos trucos lo conozcáis. Es probable que otros os hagan pensar que se me ha ido la chaveta. Pero os aseguro que todos, TODOS, funcionan. Lo he comprobado...

Ponte cabeza abajo para hacer que tu pelo crezca más y esté más fuerte. La explicación es bastante sencilla: al estar con la cabeza hacia abajo el flujo de sangre que le llega es mayor. Así, a través de esa sangre llegan más oxígeno y nutrientes al cuero cabelludo y, por ende, a los folículos pilosos, de manera que el pelo puede crecer mejor y con más fuerza. Pero tranquilas, no tenéis que ir haciendo el pino por la vida. Basta con tumbarse en la cama boca arriba, sacar la cabeza por el filo de manera que "cuelgue" y quedarse así unos cinco minutos. Mejor si lo hacemos todos los días. Y con cuidado de no dañar el cuello, por favor.

Pronuncia la letra X de manera exagerada para reducir tu papada. Todas sabemos que la gimnasia facial es una herramienta muy útil para evitar el descolgamiento de los músculos de la cara, y este movimiento en particular es muy efectivo para la zona del mentón. Mejor hacerlo mirándonos al espejo (y solas, si no queremos que nuestros seres queridos se miren entre ellos con cara de preocupación), unas diez repeticiones al día.

Usa vaselina para evitar las rozaduras de los zapatos. Al igual que los sticks que algunas marcas de calzado y cuidado de los pies han sacado al mercado, la vaselina crea una película protectora y resbaladiza entre la piel y el calzado que evita que se produzcan las temidas rozaduras de unos zapatos nuevos. Además, reblandece un poco la piel de los zapatos, contribuyendo a que éstos se adapten mejor a la forma del pie.

Ponte mantequilla o miel en los labios para evitar que se resequen. Personalmente, los bálsamos y cacaos me resecan más los labios que si no me pongo nada. Al principio me van bien, pero al rato empiezo a notar la piel reseca y necesito estar todo el rato usándolos. Por eso prefiero la vaselina, que me la pongo por la mañana y hasta después de lavarme los dientes después de comer me deja los labios perfectamente hidratados y suaves. Pero, a modo de cura de emergencia, ponerse un poco de mantequilla en los labios como una mascarilla los nutre intensamente y los recupera de manera instantánea. Con la miel pasa lo mismo, aunque es un pelín más pringosa de usar.

Crema para las hemorroides para evitar las bolsas de los ojos. Cuidado con este truco, porque hay quien ha confundido el Hemoal (para las hemorroides, vasoconstrictora) con el Thrombocid (para los golpes, vasodilatadora) y al ponerse este último en los ojos ha liado la de dios es cristo. Por las noches aplica una mínima cantidad de Hemoal o cualquier crema vasoconstrictora en la zona de las bolsas, y por la mañana despertarás con los ojos menos hinchados. Este truco me lo contó una maquilladora, y confieso que casi siempre se me olvida  ponerlo en práctica a pesar de tener el Hemoal en el tocador (y cualquiera que lo vea ahí pensará que tengo el culete hecho polvo, jajaja).

Utiliza los posos de café para disminuir la celulitis. Cuando hagas café, si aún tienes una cafetera de las de toda la vida, no tires los posos. Úsalos como exfoliante corporal y verás como, además de tener la piel muy suave, la celulitis disminuye. Esto se debe a que la cafeína contribuye a movilizar las células grasas y a su eliminación, al tiempo que tonifica la piel. De hecho, muchas cremas anticelulíticas llevan cafeína, como sabes.

Utiliza los posos del café (o café sin usar) para evitar las bolsas de los ojos y tener mejor cara. Al igual que en el caso anterior, usar el café como exfoliante facial hará que tu piel esté más tersa y más luminosa y que tus ojos tengan menos bolsas. En este caso, mezcla el café con aceite de coco o argán si tu piel es seca o con un gel de aloe vera si tienes la piel grasa o mixta. Esos ingredientes emolientes proporcionarán hidratación y suavidad a la piel.

¿Qué os parecen estos trucos? ¿Os habéis echado las manos a la cabeza al leer alguno? ¿O estáis ya en la cocina buscando algún ingrediente?