martes, 3 de septiembre de 2013

Receta: Tostadas Francesas

Lo que me está costando volver a la rutina blogger... Y mira que tengo ideas, pero lo que no tengo es organización. Pero prometo ponerme las pilas. Y a eso seguro que me ayuda un desayuno como el que me preparé este domingo. ¿Quieres saber cuál?

It's being hard coming back to blogging routine, but I promise I'll organize my time in a better way from now on. And a breakfast like I cooked last Sunday will help me, I'm sure. Do you wanna know what I tasted?



Cuando tenía relevos a Lima (Perú), a mis compañeras lo que más les gustaba del desayuno del hotel eran las tostadas francesas. A mí lo que más me gustaba era el mango. Y los bocadillos de pavo con aceite de oliva y tomate. Y los croissants con chocolate. Y el embutido. Creo que ya sé por qué tuvieron que agrandarme el uniforme. Pero no nos distraigamos. Yo allí nunca comía tostadas francesas, porque para mí eran como torrijas pijas y sin gracia. Sin embargo, ahora que las he hecho en casa me ha encantado su sabor y el hecho de no tener que pringar la cocina friendo pan.

Mirad qué fácil se hacen:


En un bol, batid un par de huevos (depende de la cantidad que vayáis a hacer, yo con un huevo tuve para las dos tostadas que me hice).


Añadid una taza de leche, un par de cucharadas de azúcar (depende de lo dulces que os gusten; yo por cierto usé azúcar moreno, que me gusta más) y canela al gusto.


Mezclad bien y empapad una rebanada de pan de molde en la mezcla. Cuidado, que si queda demasiado mojada se os romperá. A mí me pasó, pero la saqué con la rasera y la cosa no fue más allá :)
 

En una sartén antiadherente (¿acaso alguna no lo es ya?) poned unas gotitas de aceite y, con el fuego medio-alto, poned la tostada. Dejadla unos minutos, hasta que la capa de fuera esté crujientita pero el interior quede jugoso, y dadle la vuelta. Dejadla otro par de minutos, y sacadla.


Para terminar, un buen chorrito de miel y a disfrutar de esta indulgencia de fin de semana. La verdad es que están buenas, las condenadas. Ahora va a resultar que me estuve perdiendo un manjar un montón de meses...