martes, 26 de marzo de 2013

Soluciones Express para Emergencias Cosméticas

Me cuenta mi querida Laura, cuyo blog os recomiendo encarecidamente para reflexionar y vivir experiencias especiales, que hace unos días se le cayeron al suelo sus polvos compactos y los arregló machacándolos en el mortero y luego mezclándolos con su crema hidratante Xhekpon (que, para las que no la conozcáis, es una crema con colágeno que venden en la farmacia a un súper precio y al parecer es buenísima -con leyenda urbana de que Isabel Preysler la usa mucho no confirmada, por cierto-). Me ha parecido una solución muy ingeniosa, y me sirve para iniciar un post dedicado a esos desaguisados cosméticos que tenemos a veces y que podemos solucionar sin salir de casa. Vamos allá.

Si alguna vez os pasa lo que a Laura y se osa caen y rompen vuestros polvos compactos, colorete o sombras de ojos, podéis hacer lo siguiente: recogedlos (obvio), machacadlos completamente y ponedlos en un recipiente nuevo o en el que ya tenían. Añadid unas gotas de alcohol (pocas, mejor añadir más que pasarse) y mezclad. Dejad los polvos como en su origen y esperad a que el alcohol se evapore. Cuando eso ocurra, podréis usar de nuevo vuestro colorete o sombra como antes.


¿No consigues encontrar el tono de barra de labios que se adapte a ti? ¿Sólo lo logras mezclando varios colores? Pues hazte tu propia barra. En un cazo con agua caliente, pon al Baño María trocitos de las barras de labios que vayas a mezclar, y derrítelas usando una pequeña espátula para remover. Una vez bien derretidas y mezcladas, pon la pasta resultante en una cajita de vaselina o el envase de una barra de labios que hayas gastado ayudándote de la espátula. Deja enfriar completamente, y listo. Ya tienes tu barra de labios personalizada.

Una barra de labios también os servirá si no tenéis colorete, o lo preferís en crema. Nada más fácil que pintarte un poco el pómulo y extender. Es un truco muy años cuarenta...


¿Ninguna BB Cream te va bien? ¿Son demasiado claras, demasiado oscuras, densas, te dejan brillos? Pues mezlca un poco de tu crema hidratante y de la base de maquillaje que te vayan bien en la palma de tu mano con la ayuda de un pincel. BB Cream Made in You al minuto.

¿No tienes iluminador para los pómulos, el arco de las cejas, las clavículas? Una sombra dorada o plateada brillante te salvará la papeleta. 

Para darle volumen a los pómulos, usa vaselina o bálsamo hidratante (tipo crema Eight Hours, de Elizabeth Arden). Sólo un poquito, lo justo para que se vea la zona jugosa, aplicándola en el hueso.

La vaselina también te servirá para hidratar y nutrir las pestañas (e ir a la playa o la piscina con ellas marcadas sin necesidad de máscara waterproof ni ojos de panda), para fijar las cejas, para hidratar los codos, para suavizar los talones (cuidado, que los zapatos resbalan luego), para darle brillo a tus sombras de ojos si te la aplicas encima de ellas con cuidado.

¿Te quedaste sin desmaquillante? El aceite de oliva puede ayudarte si lo aplicas como un limpiador normal y luego lo retiras con un algodón. Además, nutrirá mucho tu piel. Eso sí, si es grasa como la mía no te recomiendo hacer esto nada a menudo...


Lo cierto es que el aceite se puede usar para tantas cosas... Calienta dos cucharadas y un huevo, mezcla y aplícate esta mascarilla extra nutritiva en el pelo durante media hora antes de lavártelo. Verás qué suavidad. Eso sí, lava muy bien el pelo para que no queden restos.

¿Se te terminó el exfoliante corporal? Mezcla gel de baño con sal fina, y úsalo como tal. También puedes mezclar la sal con aceite de oliva (again), y el exfoliante será extra hidratante (muy bueno para las manos).

¿Lo que se te terminó fue el exfoliante facial? Deshaz una aspirina con un par de gotas de agua, y frótalo en la piel con suavidad. Piel perfecta.

¿Qué os parecen estos trucos? Seguro que conocíais la mayoría. ¿Tenéis alguno vosotr@s?