miércoles, 27 de marzo de 2013

Mechas californianas en casa con L'Oreal Excellence

Como os he ido adelantando por mi perfil de Instagram, el sábado por fin me decidí a usar el kit para hacer Mechas Californianas en casa de L'Oreal Excellence. Llevaba mirándome desafiante en el tocador del baño más de un mes, pero no me atrevía. Que si leía opiniones negativas en Internet, que si no quería estropearme el pelo... en fin. Pero por fin me atreví porque, primero, no deja de ser pelo y un  problema con él se arregla con otro tinte encima (o cortando en último caso, que tampoco es el fin del mundo) y, segundo, porque para poder opinar de algo hay que probarlo en primera persona. Os cuento mi experiencia.

As you may have seen at my Instagram profile, last Saturday I finally decided to use Californian Highlights at home L'Oreal Excellence kit. It had been at my bathroom for more than a month, I hadn't been brave enough to use it. I had read some negative opinions at the Internet, and was afraid to damage my hair. But, finally, I decided to try because, first, it's "only" hair, and you can fix it with another colour or by cutting it (and that's not the end of the life) and, second, 'cause I think that, to have an opinion, you have to experiment things on yourself. Here is what I did.

El kit trae todo lo necesario, incluido el peine aplicador, e instrucciones muy precisas de cómo usarlo. No obstante, yo entré en la web de L'Oreal para ver diferentes vídeos de cómo aplicarlo, según quieras un efecto más o menos marcado. 

Este es mi pelo original. Bueno, original no porque llevo un tinte Chocolate de Casting Crème Gloss de L'Oreal, pero es castaño.

Me apliqué el tinte en mechas finas, desde la altura de la oreja, capa por capa de pelo (empezando por las de abajo). Yo no quería un efecto demasiado marcado, y menos sin saber cómo iba a quedar, por eso opté por esta forma de aplicación. Eso sí, puse el peine en posición horizontal y no vertical, para que no quedase tan, tan difuminado.

El tiempo de aplicación recomendado es de entre 25 y 45 minutos, según quieras el pelo más o menos claro. Yo me lo dejé 40 minutos (la idea inicial era dejarlo 35, pero es que estaba haciendo patatas fritas y se me iban a quemar...). Y la verdad es que en un principio no me vi mucha diferencia de tono.

Pero luego me di cuenta de que sí, que las mechas sí que se notaban, pero de manera discreta. Por cierto, que donde más se me notan es en dos mechones pegados a la cara, donde me las puse para dar más luz al rostro.

Aquí se aprecia mejor el efecto de las mechas (y de haberme peinado, que todo hay que decirlo).

¿Qué os parece? ¿Os gusta? A mí, la verdad, me ha gustado el resultado. Aún tengo que verme mejor y ver cómo evoluciona el color, pero estoy contenta. Eso sí, yo no quise que el efecto se viese mucho, y no sé cómo quedará cuando se intente hacer más marcado...