viernes, 18 de marzo de 2016

6 Trucos Para Llevar Tacones Sin Morir En El Intento

Como la mayoría de vosotras, adoro los tacones. La pena es que no siempre he sido capaz de llevarlos todo lo que me gustaría por el dolor que me causaban. Hasta que he descubierto estos trucos que me están ayudando -y mucho- a llevar mis zapatos preferidos casi todo el día.

As most of you, I love heels. Unfortunately, I've never been able to wear them for several hours because of the pain I felt in my feet. But that was 'till now that I've found some tips I wanna share with you...


Lo más importante a la hora de elegir unos tacones que nos resulten cómodos es tener en cuenta su altura. Esto puede sonar obvio, pero no lo es tanto. No es tanto cuestión de gustos o de aguantar el dolor como de la flexibilidad de nuestros pies. Así que la próxima vez que dudéis de si unos tacones son demasiado altos, poned en práctica este súper truco: con ellos puestos, poneos de puntillas. Si el tacón se despega del suelo 1cm o más, podéis llevarlos. Si no lo conseguís, son demasiado altos para vosotras, por mucho que os gusten.


Aquí tenéis los zapatos que llevé en mi boda, que me compré en El Rayo. Son bastante altos (11 cm de tacón menos los 2 de la plataforma), pero con el truco de ponerme de puntillas sabía que los podría llevar perfectamente. Además, cumplían las tres siguientes premisas:

Hay que tener en consideración la horma del zapato. Algunos están hechos de manera que cuando los llevamos todo el peso del cuerpo recae sobre la almohadilla que tenemos debajo de los dedos, y eso es lo peor que puede pasar. Lo ideal es que nuestro peso recaiga sobre el tacón.

Además, debemos fijarnos en si tienen una suela bien apoyada en el suelo o es inestable, pues esto nos puede hacer forzar los tobillos y la forma de andar.

Un pequeño truco para llevar tacones es buscar los que tengan una pequeña plataforma, pues reducirá la altura del tacón que en realidad estamos llevando. Eso sí, más vale que sea una plataforma relativamente pequeña y estable, pues si no podemos ir más incómodas que si no la lleváramos.

Fijaos en los zapatos verdes de esta foto:


A pesar de que quitándole los cm de la plataforma los zapatos de Zara tienen menos tacón que los de El Zapato Rojo (unos de los más cómodos que he tenido nunca, que puedo llevar durante horas y estar de pie con ellos todo el tiempo que quiera), esos zapatos verdes no tienen una suela que apoye bien en el suelo, tienen una horma con la que el peso recae en la almohadilla de los dedos y además la plataforma es demasiado aparatosa. Por no decir que los zapatos del buque insignia de Inditex me parecen súper duros y difíciles de domar... Me los he puesto, literalmente, dos veces desde que me los compré hace años. Merde (como diría Letizia).

Otro truco para poder llevar zapatos altos sin sufrir demasiado es optar por las cuñas. Sí, son menos elegantes -y según ciertos estudios a algunos hombres les horrorizan-, pero son infinitamente más cómodas que los tacones. Eso sí, siempre y cuando el resto del zapato acompañe. Aquí os pongo un ejemplo:


Aunque las cuñas de H&M apenas tienen un cm más que las de Primark, no he podido ponérmelas más de dos días desde que me las compré hace años. ¿Y por qué? Pues porque también tienen una horma con la que el peso recae en la almohadilla de los pies y porque tienen la puntera demasiado estrecha (con lo cual los dedos están incómodos y mal apoyados) y un material muy duro. Otra merde. Las de Primark son casi como llevar unas bailarinas...

Por último, el material con el que está hecho el zapato también influye mucho, como habréis podido deducir de algunos de mis comentarios de más arriba. También os ilustro esto con una foto:


El zapato de El Rayo está hecho de piel y tiene un interior súper suave y adaptable al pie (creo que voy a hablar con esta zapatería para que me den algo, porque no veas cómo los vendo). El de Hazel, aunque tiene 1,5 cms menos de tacón, es mucho más incómodo porque está hecho de un charol/piel muy dura que no hay quien domine. Y tampoco apoya bien en el suelo si os fijáis... Los salones marrones los he llegado a llevar 12 horas (estando de pie casi todo el tiempo) de manera muy digna. Los negros me los he puesto menos de cinco veces desde que me los compré -menos mal que me costaron 10€ en la liquidación de Hazel-. Merde again.

¿Soléis llevar tacones? ¿Tenéis trucos para llevarlos sin sufrir demasiado? ¿Qué os parecen estas ideas? ¿He dicho merde demasiadas veces? Es que me gusta tanto...

PD: los zapatos de la foto de portada que llevo puestos son también de El Rayo y de los más cómodos que he tenido nunca a pesar de sus 10cm de tacón y no llevar nada de plataforma. Y llaman la atención allí donde voy...