miércoles, 16 de marzo de 2016

8 consejos si estás planificando tu boda

¿Estás planificando tu boda? Perfecto, porque estoy segura de que tienes miles de dudas. Y yo estoy aquí para resolverte algunas con unos consejos que creo que te pueden ayudar (desde mi humilde opinión).

Are you planning your wedding? Great, 'cause I guess you have lots of questions and I'm here to answer them and try to help you with my experience. 


Hace unos dias David y yo nos encontramos con una pareja que se casa en unos meses. Me resultó súper curioso que, aunque apenas nos conocíamos, nos hicieran esta pregunta: "¿Cuál sería el principal consejo que nos daríais sobre la organización de la boda?". Y claro, estando en la calle a las 2 de la mañana mientras chispeaba lo único que se me ocurrió decirles fue "Haced lo que a vosotros os guste, os divierta y os apetezca, en todos los sentidos". Pero ahora, más relajadamente, y cuando han pasado 271 días desde mi boda (gensanta, cómo pasa el tiempo) he pensado que podría poner aquí los otros consejos que me habría gustado darles:

(tenéis algunos más, por cierto, en el post que escribí 15 días después del gran momento)

El primero de ellos es el que he mencionado: haz lo que a ti y a tu pareja os guste. Tanto si queréis ceremonia religiosa como si no, si queréis celebrar la boda en un hotel o en una granja, si queréis una celebración tipo cóctel e informal o toda sentada y más seria... Lo que a vosotros os guste!!! Es vuestro día, vuestra fiesta, y aunque está bien que queráis que todo del mundo disfrute, seréis vosotros dos los que recordaréis ese momento para siempre. Te adelanto que mucha gente querrá opinar e incluso "imponer" lo que se supone que es más adecuado. No te dejes convencer. Y aplícate esto también para el vestido, los zapatos y el peinado.

En relación a lo anterior, elige un vestido (y unos zapatos) cómodo. Del estilo que te guste, sí, pero ten en cuenta que luego se supone que tienes que moverte con él, bailarás, se te acercará mucha gente a besarte, te lo pueden pisar... Así que tenlo en cuenta.

[Mi vestido tenía un arreglo para poder dejarlo corto y bailar cómodamente. ¡Y vaya si lo hice!
 
Ah, y te diría también que pienses en que dentro de muchos años seguirás queriendo ver las fotos y recordar el momento, así que no te pongas algo muy "de moda" porque te verás como vemos ahora a las que se casaron en los ochenta ;).

Hablando de fotos, dales mucha importancia. Son el testimonio gráfico de un día muy importante, las querrás ver y enseñar miles de veces, así que busca a quien te las haga justo como tú quieres. Y no dudes en pedirle y contarle tus gustos. Yo tuve la suerte de contar con mi buen amigo y gran profesional Juan Jerez, y  se me quedan cortas todas las que me hizo por lo que me gustan. Nunca son demasiadas fotos!!!

Otra idea: te recomiendo que te hagas un vídeo. Pero antes de pensar en el vídeo típico de boda cansino y ñoño, mira esto y convéncete de otro gran recuerdo que puedes conservar para siempre. ¡El mío dura sólo 2 minutos y pico pero resume perfectamente lo que fue ese día!

Más: dale tu toque personal al evento. En la medida que puedas: en la decoración (puedes hacer algunas cosas DIY, elegir las flores personalmente, etc.), en las invitaciones (con la cantidad de recursos que hay hoy en día, puedes diseñarlas tú misma y llevarlas a imprimir, que además te saldrá más barato), en los regalos que hagas a los invitados... Será un detalle más que todos recordaréis con cariño.

Otra cuestión importante: elige bien la música (y asegúrate de que el sonido es bueno). Nada peor que una boda con un dj malo que pincha temas que no gustan a nadie, pachangueros -en el mal sentido, entendedme, que mi canción favorita es el Pavo Real de El Puma, señores- o cutres. O un equipo de sonido de mala calidad. Os lo digo por experiencia (lo segundo).

Más importante aún: intenta tener plan B para posibles inconvenientes que puedan surgir. Ya os conté que en mi caso el oficiante de la boda llegó dos horas tarde y todo se retrasó, con el conveniente "acortamiento" de la barra libre. Si hubiera tenido la mente fría habría decidido empezar el cóctel antes y haber hecho la ceremonia luego (nosotros que podíamos), pero no fue así y me arrepiento. Así que te recomiendo hacer una lista de posibles percances (lluvia, que falte alguien importante, que se pierda algo, que se rompa algo...) y sus posibles soluciones o formas de minimizarlos.

Y, por último, disfruta, disfruta mucho. Tanto de los preparativos como del gran día. Saluda a todo el mundo y dales su momento, pero sin descuidar el hecho de que eres la que más tienes que disfrutarlo. Junto a tu pareja, a la que te recomiendo también que le prestes atención. Más de una boda he visto en la que los novios apenas se han juntado para hacer la típica apertura del baile y luego cada uno a lo suyo intentando hablar con todos los invitados...

¿Alguna casada en la sala que nos aporte otros consejos? ¿Qué os parecen estos?