viernes, 31 de julio de 2015

#ProyectoFit2015. Más Allá De Las Sentadillas: Pistol Squats

Cuando se trata de hacer ejercicio, siempre me gusta ir un paso más allá. Aguantar entrenamientos más largos, hacer nuevos movimientos, o ejercicios conocidos pero un poco más difíciles. Por eso hoy os quiero enseñar una variante de las sentadillas que merece la pena intentar: los Pistol squats.

When working out, I like to go the extra mile. Making longer workouts, new movements or new variations of known exercises to make them harder. 'Cause, as you know, if it doesn't challenge you, it doesn't change you. That's why I wanted to show you a new squat version you have to try: Pistol squats.



El fundamento de los pistol squats, como veis en la imagen, es hacer una sentadilla pero con una sola pierna, manteniendo la otra estirada y levantada delante.

Puede parecer algo sencillo, pero os aseguro que no lo es. Vamos, yo me considero una experta haciendo sentadillas y estas no tengo huevos manera de hacerlas.

Lo mejor es empezar con un apoyo, como una silla, hasta perfeccionar el movimiento. Primero, levantamos la pierna que no apoyamos. Después, lentamente vamos flexionando la rodilla de la pierna apoyada en el suelo y bajamos hasta hacer una sentadilla, manteniendo el pecho recto y los abdominales contraídos. Poner los brazos estirados por delante ayuda a mantener el equilibrio. Por último, volvemos a la posición inicial y repetimos el movimiento varias veces con cada pierna.

[Foto: entrenar.me]

Los pistol squats son buenísimos porque, además de fortalecer un montón los cuádriceps y glúteos, nos ayudan a desarrollar el equilibrio y la coordinación. Cuando ya los dominemos, podemos hacerlos sin apoyo y bajando completamente hasta el suelo:

[Foto: Pinterest]

He llegado a ver gente que los hace sobre una kettlebell (las pesas rusas) o un balón medicinal. Flipante.

Bueno, ¿quién se anima a probar los pistol squats e ir un poco más allá? ¡Contadme cuántas podéis hacer y nos vamos animando unos a otros!