viernes, 24 de julio de 2015

#ProyectoFit2015: Diez Ejercicios Que Puedes Hacer En La Piscina Sin Nadar

El otro día compartía en Facebook (podéis seguirme aquí) un vídeo de Popsugar en el que nos enseñaban varios ejercicios que se pueden hacer en la piscina y con los que no hay que nadar. Porque, no nos engañemos, si nadamos hagámoslo bien para no lesionarnos. Y porque a veces tampoco nos apetece mojarnos el pelo, ¿verdad?

A few days ago I shared on Facebook (you can follow me here) a video from Popsugar where they showed us some exercises we can do at the pool that don't imply swimming. 'Cause, let's face it, we have to swim properly in order to do it right. And 'cause sometimes we don' want to get our hair wet!


Cuando llega el verano se supone que uno de los mejores ejercicios que podemos hacer es nadar. Perfecto para quemar calorías y también para tonificar todo el cuerpo. Pero, ¿qué pasa si no sabemos nadar bien -no sólo de saber, saber, sino de hacerlo correctamente para no lesionarnos-? ¿Y si nuestra piscina es pequeña? Pues no os preocupéis, que os traigo una serie de ejercicios que podemos hacer sin tener que nadar.

Lo primero, como siempre, es calentar. Y podemos hacerlo corriendo. Pero dentro del agua. Nos pondremos en una zona donde el agua nos llegue a la altura del pecho. Sacaremos los brazos fuera del agua (no hace falta ponerlos por encima de la cabeza, no se crea la gente que la estamos saludando) y correremos en el sitio levantando las rodillas hacia el pecho. Lo hacemos durante un minuto.

Segundo ejercicio: en el mismo sitio de antes, saltamos y llevamos las rodillas al pecho. Repetimos durante un minuto.

Tercer ejercicio: nos ponemos donde el agua nos cubra más (que los pies no toquen el suelo) y, manteniéndonos a flote moviendo los brazos pero sin avanzar, movemos las piernas como si estuviéramos en una bici. Para este ejercicio es importante contraer los abdominales -en realidad es importante en todos, pero en este más todavía-. Repetimos durante un minuto.

Cuarto ejercicio: nos ponemos junto al bordillo, de frente a él, donde nos cubra. Nos agarramos con las manos a ese bordillo y abrimos y cerramos las piernas rectas. Este ejercicio es muy bueno para la parte interior de los muslos, pero al mismo tiempo trabajaremos también los bíceps porque estamos haciendo fuerza para agarrarnos al bordillo. Hacemos veinte repeticiones.

Quinto ejercicio: en ese mismo bordillo, nos ponemos de lado y nos agarramos con una mano a él. Levantamos lateralmente la pierna que queda fuera y la bajamos, manteniéndola recta todo el tiempo. Hacemos veinte repeticiones con cada pierna.

Sexto ejercicio: De frente al bordillo, nos agarramos con las dos manos y estiramos los brazos, de manera que pongamos el cuerpo paralelo al suelo (como si fuésemos a nadar agarrados a un corcho, como cuando éramos pequeños). Movemos las piernas rectas alternativamente, como cuando nadamos a crawl. Lo hacemos durante un minuto.

Séptimo ejercicio: Nos vamos a la zona donde el agua nos llegue al pecho o un poco más abajo. Nos ponemos de cara al bordillo. Apoyamos las dos manos en el mismo y hacemos el movimiento de salir de la piscina, hasta el punto en que estiramos los brazos. Bajamos a la posición inicial. Repetimos diez veces. Esto es buenísimo para los tríceps y los hombros.

Octavo ejercicio: Nos ponemos frente a la escalerilla con un pie en un peldaño. Hacemos el movimiento de salir de la piscina, pero sin llegar a poner el otro pie en el peldaño. Bajamos de nuevo y repetimos veinte veces con cada pierna. Buenísimo para los cuádriceps y los glúteos. Importante no apoyarse mucho en los brazos, para que trabajen bien las piernas.

Noveno ejercicio: Bocarriba en el agua, apoyamos las piernas en el bordillo, de manera que las tenemos dobladas en ángulo recto y descansan fuera del agua las pantorrillas. La posición es como cuando hacemos abdominales fuera del agua. Y eso es lo que hacemos, abdominales. 25 repeticiones. Vale, en este ejercicio sí se nos va a mojar el pelo, pero merece tanto la pena... 

Décimo ejercicio: donde el agua nos llega al pecho, partimos de una posición con los brazos estirados a lo largo del cuerpo. Los levantamos rectos hasta formar una T. Los bajamos de nuevo. Repetimos el movimiento durante un minuto.

Como veis, es una rutina de lo más completa que trabaja muchas partes del cuerpo y además nos permite hacer cardio. Podéis hacerla una sola vez o repetir los ejercicios varias veces, según vuestro estado físico. Lo mejor del ejercicio en el agua es que se trabajan los músculos y el cardio pero sin tener la sensación de trabajo como fuera del agua, así que podemos aguantar más, y además las articulaciones sufren menos.

¿Qué os parece esta rutina? ¿Os gusta hacer ejercicio en el agua, o sois más bien de secano? ¿Se os ocurren más ejercicios que podamos hacer en la piscina?