miércoles, 29 de abril de 2015

Tres Trucos De Cocina Sana Para Ahorrar Calorías Y Ganar Salud

En cocina la sustitución de unos ingredientes por otros puede suponer una gran diferencia a la hora de ahorrar calorías y ganar salud. Y es lo que os voy a enseñar hoy con estos tres trucos.

When cooking, replacing some ingredients with others can make a big difference in terms of health and calories. That's what I'm showing you today with these three tips.


Se trata de tres simples gestos que a la hora de contar calorías o de procurar llevar una vida sana nos pueden suponer grandes cambios. Y son más fáciles de implementar de lo que pensáis:

-Sustituir harina refinada de trigo por harina de avena, coco o almendras. Estos tres tipos de harina tienen mucha más fibra y además un índice glucémico más bajo, de manera que aportan energía paulatinamente y no provocan picos de insulina. Si bien la harina de coco y la de almendras nos pueden resultar más difíciles de conseguir, la de avena la podemos hacer en casa simplemente pasando copos de avena por la batidora de vaso (la que usamos para hacer batidos o la crema de cacahuete).

-Sustituir la mantequilla y la margarina por aceite de oliva o de coco. Esta sustitución, sobretodo a la hora de hacer pasteles, tartas y postres, es muy positiva porque estaremos evitando grasas animales saturadas que elevan el colesterol y estaremos al mismo tiempo aportando grasas buenas con efectos positivos en nuestra salud. No notaréis nada en el sabor, por cierto.

-Sustituir el azúcar blanco por stevia y por puré de manzana. La stevia es un edulcorante natural proveniente de una planta con 0 calorías que hoy en día podemos encontrar en muchos supermercados. El puré de manzana (que se hace hirviendo manzana con canela, stevia y cáscara de limón y batiéndola después -sin el limón-) puede sustituir en nuestras recetas de postres al azúcar e incluso a los huevos y la mantequilla (un huevo equivaldría a 1/4 de taza de puré de manzana; 1 taza de azúcar equivaldría a una taza de puré de manzana; una taza de mantequilla equivaldría a una taza de puré de manzana) y tiene la ventaja de que se puede congelar para que lo usemos cuando nos convenga.

Yo, desde luego, ya los estoy poniendo en práctica. ¿Y vosotros?

¿Tenéis algún otro truco de alimentación sana que compartir?