lunes, 16 de febrero de 2015

Nos Vamos de Boda: Primera prueba de Peinado

Como ya os dije hace tiempo, os voy a hacer partícipes de la preparación de mi boda en todos los aspectos (vestido, zapatos, lugar, decoración, belleza, etc.). Hoy os cuento mi primera prueba de peinado, del maquillaje os hablo otro día.

As I told you, I wanna share with you every aspect of my wedding, from dress and place to deco and beauty. Last week, I had my first appointment to try a hairdo. What do you think?



La verdad es que el tema del peinado es el que más me preocupaba, pues no hay nada peor que verse con un estilo que no es el nuestro o que es poco natural. Además, habiendo estado 10 años fuera de Granada, no tengo ninguna peluquería de referencia a la que acudir. Por eso he preguntado y pedido opinión a mucha gente, y parece que a la primera he tenido la suerte de dar con lo que buscaba.

Conocí hace poco a una chica que además de guapísima ( y maja un rato) llevaba un peinado precioso, y me habló de la peluquería Ganivet, que está justo en la calle donde tenemos Löwe. Así que allí que me fui a hablar con Lina, a la que me recomendó, y me cogió la idea al instante. Aunque mi primera opción es llevar el pelo suelto, como sabéis, vamos a probar varios estilos hasta dar con el que de verdad me guste.

Aprovechando que el viernes pasado era mi cumpleaños, pedí cita a Lina para hacerme un tratamiento de hidratación, uno de brillo (porque hemos decidido que mi color de pelo natural está perfecto y no vamos a poner ningún otro tono) y un corte, aparte de una prueba del peinado. Como no es que tenga yo un melenón que digamos, decidimos hacer una onda marcada estilo años cuarenta, a ver qué tal.


Y debo deciros que fue un éxito. No sólo es que yo me viera genial (cosa que no siempre me pasa al salir de una peluquería) sino que a todo el mundo le encantó. Fue un subidón de autoestima que toda la noche la gente me dijera lo guapísima que estaba!!! ;)

Como veis, Lina me hizo la raya al lado y me marcó mucho las ondas a la altura de los pómulos, pero sin dejar de ser naturales. Además, el peinado me duró toda la noche e incluso al día siguiente la onda seguía ahí (y eso, en mi pelo, es todo un hito).


Aunque estoy muy convencida de llevar este peinado en la boda, voy a probar un recogido el próximo día, así que ya os contaré.

¿Qué os parece? ¿Me veis con este estilo, o preferís un recogido?


PD: Los dos tratamientos, más el corte, más el peinado (teniendo en cuenta que es una prueba de novia) me costaron 82€. ¿No es un precio genial?