jueves, 13 de marzo de 2014

Cuidas tu Pelo pero, ¿Usas las Herramientas de Peinado Adecuadas?

Ya sabéis que, en el tema pelo, todo me interesa. Pruebo montones de champús, mascarillas y remedios naturales para cuidar mi melena y además recomendaros aquellos que creo que os pueden gustar. Pero nunca hemos hablado de las herramientas de peinado que usamos, que pueden determinar también la salud (o la ausencia de ella) de nuestro cabello. Veréis mi último descubrimiento de la mano de Mazuelas.

You all know that I'm interested in everything related to hair care. I try lots of shampoos, masks and natural remedies in order to take care of my mane and talk to you about those I think will be good for you. But we have never talked about the tools we use to brush and style our hair, and they can be very important. Let's see my last discovery, from Mazuelas.




Reconozco que, hasta que salieron las planchas GHD al mercado, yo no le daba ninguna importancia a las herramientas de peinado que usaba. Más que nada, porque se limitaban al secador que tenía mi madre en casa, a otro que me regaló cuando me independicé (junto con una olla exprés, tan mona ella) y a una plancha que también me regalaron cuando tenía 20 años y que no cuidaba el pelo, precisamente.

Y así lo tenía: hecho un despropósito. Pero entonces decidí que la cosa tenía que cambiar, que iba a cuidar mi cabello como debía. Los resultados han sido increíbles: ahora tengo un pelo muy largo y muy cuidado. Sigue siendo fino y eso no lo podré cambiar, pero ya no se parte, está suave, está brillante y se ve sano. En ello han tenido que ver mucho los productos que uso, por supuesto, pero también con qué peino mi cabello.

La única plancha que uso ahora es la GHD que compré hace casi seis años y sigue como nueva. Aunque no la uso muy a menudo porque con el pelo liso no suelo tener problema para que se quede bien sin necesitar peinarlo mucho. Pero lo que sí uso cada vez que me lavo el pelo es el secador, y eso sí que me parece importante.

El secador que tengo ahora es perfecto porque tiene mucha potencia, varias temperaturas, un cable laaargo (cosa que se agradece) y apenas hace ruido. Me seca el pelo en muy poco tiempo, lo que es genial para que se estropee menos. Me costó menos de 30€ (¡Atención!). Y encima es así de bonito:


¿No os encanta? A mí, desde luego, sí. Y no me puedo aguantar deciros dónde lo compré, porque también vosotras podéis hacerlo. Se trata de la web de Mazuelas (click para ir), especialistas en peluquería y estética profesional con una experiencia de más de 40 años en este mundo de la imagen. Por cierto, que os dejo el enlace de este secador en particular (click para ir).


En Mazuelas, que también tiene tienda física en Alcalá de Henares (y así les conocí), venden productos y aparatos de peluquería y estética tanto a profesionales como a clientes, y os aseguro que tienen unas cosas para gastarse el sueldo de un mes y quedarse tan ancha. Y no porque sean caros, al contrario, sino porque me llevaría taaaantas cosas... Maquillaje, champús, mascarillas, lacas de uñas, tintes, planchas, brochas, extensiones y mil cosas más para estar (más) guapas. Qué vicio tengo, de verdad.