jueves, 9 de enero de 2014

Plan Detox Post Navidad

Bueno, ahora sí que sí. Se acabaron las Navidades y todas las excusas (cenas de empresa, comidas con amig@s, roscón de Reyes que no vas a tirar a la basura...). Llegó el momento de volver a la rutina y, por qué no, de "resetear" tu cuerpo para que se recoloque en su sitio. Yo te ayudo con unas cuantas ideas detox.

Well, now Christmas have gone and we don't have any excuse, it's time to reset our body. Here you have some detox, healthy and helpful ideas.




Lo primero que tienes que hacer es mentalizarte de que no vas a hacer ningún régimen ni te vas a poner a dieta. Simplemente vas a limpiar tu cuerpo y a darle un descanso después de tanto exceso. Y como eso será muy beneficioso para ti tanto a nivel físico como mental, no te va a suponer ningún sacrificio. Con este plan te sentirás más liger@, menos cansad@ y más enérgic@, así que te sentirás bien contig@ mism@.


Pero vayamos con las ideas prácticas:

1. Prioriza las verduras y frutas en tu dieta. Procura que en cada comida haya verduras, ya sea en forma de ensalada, de sopa, de crema, de salteado, de parrillada... las posibilidades son infinitas y deliciosas. Y se adaptan a todos los gustos. No obstante, eso no significa que dejes de comer proteínas ni hidratos de carbono. Simplemente, elígelos en sus formas menos grasas: pescado al horno o la plancha, carnes magras, huevos, cereales y pasta integral, quinoa, etc. Ah, e intenta hacer cinco comidas al día, de las que dos sean tentempiés ligeros (fruta, frutos secos, pechuga de pavo, tortitas de arroz).


2. Bebe mucha agua. Sí, esto lo decimos siempre, pero es que ahora debes hacerlo con más motivo. Cuanta más agua bebas, más eliminarás. Y con ella se irán también las toxinas de tu cuerpo. En algunos sitios he leído que se deben beber hasta tres litros de agua al día. Me parece un poco exagerado, así que me conformo con que bebas dos. Para que te sea más fácil hacerlo, ten siempre a mano una botella pequeña y así controlarás lo que vas bebiendo. Y, si lo necesitas, ponle unas rodajas de limón para darle sabor. 


3. Pásate a las infusiones. No sólo te ayudarán a beber más agua, sino que son más sanas que el café. Además, las tienes de mil tipos y sabores para elegir la que más te guste. Relajantes, depurativas, drenantes, vigorizantes... Para mí, el té verde es indispensable. Aparte de ayudar a eliminar toxinas y acelerar el metabolismo, tiene flúor y es anticancerígeno. Por cierto, intenta tomar las infusiones sin ningún tipo de edulcorante. Si acaso, mejor ponerles miel que azúcar blanco o sacarinas. Yo las tomo sin nada.


4. Haz ejercicio suave que te relaje y mueva tus órganos. Sí, estás leyendo bien, no he dicho músculos, sino órganos. Y estoy hablando del yoga. Algunas de las posturas y movimientos del yoga favorecen el masaje de los órganos internos, y eso ayuda a eliminar toxinas y que dichos óganos se limpien. Las posiciones y movimientos de torsión (como la de la imagen) son los más indicados para esto. Además, el yoga te ayudará a relajarte y dormir mejor, al tiempo que favorece la flexibilidad y la tonificación. En unos días os hablaré de una disciplina derivada del yoga que tiene cada vez más adeptos y que estoy segura os gustará para hacerla en casa.

Como ves, son cuatro ideas muy fáciles de llevar a cabo. De hecho, podríamos ponerlas en práctica todos los días del año, ¿no? Yo, desde luego, las estoy cumpliendo y notando sus beneficios. ¡Únete a mí en este plan detox!