martes, 18 de junio de 2013

Trucos para no picar entre horas

Ya sabemos que unos de los mayores enemigos de nuestra intención de comer bien (para perder peso o no) son las tentaciones dulces y el picoteo entre horas. Qué difícil resisitirse cuando nuestro cuerpo se empeña en pedirnos ese bollo o esa barra de chocolate, ¿eh? Pues vamos a ver unos cuantos trucos para superarlo.


We all know that we have a few enemies of our willing to eat healthy and loose weight. But there are some tips you can follow to fight them. Keep reading to know more...
Vaya por delante que yo soy dulcera al máximo y me cuesta resistirme muchas veces, pero también os digo que estos trucos funcionan casi siempre. Y también creo que a veces está bien darle al cuerpo lo que pide. Quiero decir, a veces necesitamos realmente algo de azúcar, y además no podemos vivir toda la vida amargadas sin darnos un capricho de vez en cuando. Pero eso, que sea de vez en cuando (y si podemos compensarlo luego, mejor que mejor).

1. Si te gusta mucho comer dulce después de comer, prueba a comer ese dulce durante la comida y verás como luego no tienes necesidad. ¿Que cómo se hace eso? Ponle uvas pasas a tus ensaladas -además estarás añadiendo fibra natural-, usa aliños con miel y mostaza, añade al pollo una manzana asada como guarnición (sin azúcar ni canela, claro)...

2. Si aún así sigues teniendo ganas de dulce, prueba con la fruta. Algunas dietas recomiendan no comer fruta de postre, pero siempre será mejor eso que una mousse de chocolate, ¿no? Además, si eliges frutas con poca azúcar y mucha agua, mejor: sandía, kiwi, melón, etc.


3. Cambia los helados por sorbetes y polos de hielo. Son más refrescantes, tienen más agua y fruta y están muy ricos. O toma yogur helado. Siempre tendrá menos grasa que un helado de crema.


4. Pásate a las infusiones. Aparte de sus propiedades como plantas que son (relajantes, estimulantes, digestivas, algunas tienen flúor incluso...), el hecho de tomar un líquido caliente después de comer ayuda a que el cuerpo digiera mejor las grasas. Si las tomas frías también son una buena alternativa al dulce. A mí me encanta el té verde después de comer, y una infusión relajante o de rooibos después de cenar.


5. Si te dan ganas de picar entre horas y quieres evitarlo, tómate un chicle de menta o lávate los dientes. Verás como con los dientes limpios te piensas mejor comer algo que además no te va a beneficiar.


¿Qué os parece? ¿Tenéis algún truco que os funcione -y queráis compartir-?