jueves, 23 de mayo de 2013

Ropa que ELLOS odian

Hará cosa de dos años, leía un artículo en la revista GQ (me encanta leer revistas de estilo masculinas, lástima que no tenga ocasión de hacerlo más a menudo) que, aparte de hacerme reir un rato por lo bien escrito que estaba, me abrió los ojos un poco en cuanto a esas prendas que cuando se ponen de moda nosotras llevamos casi casi hasta en la ducha pero que ellos no pueden ni ver.

Sobre su odio a alguna de ellas ya sabía yo algo, aparte de que a mí tampoco me convencen demasiado, pero de otras no tenía ni idea. Os ilustro.

About two years ago, I read an article at GQ (I love reading men's style magazines) which, apart from making me laugh for a while, gave me some big ideas about which pieces of clothing women wear men hate. Here you have the results of the research.

1. Zapatos Oxford. Se pusieron tan de moda hace un par de años por su comodidad y versatilidad que algunas no se los quitaban. Bien, pues ellos no pueden verlos si no es en los pies de un señor cincuentón, con tripa, traje con chaleco y reloj de bolsillo. Por mucho que los lleve Olivia Palermo.



2. Zapatos con tacones y plataformas imposibles. Les encanta que nuestras piernas se vean bonitas y torneadas, pero prefieren que consigamos eso con ejercicio (toma, y yo) y no con unos andamios que además nos hacen andar como Chiquito de la Calzada. Aunque cierta inglesa con familia numerosa y una prometedora carrera en la moda viva pegada a ellos...



3. Faldas por debajo de la rodilla. El estilo catequista no les pone. Y el hippy... les cuesta. Lástima, porque yo este año pienso hacerme con una falda larga y vaporosa, tan cómoda ella.


4. Faldas excesivamente cortas. Esto está claro, no quieren tener que pelearse con ningún patán yendo a nuestro lado. 100% comprensible. Y más si somos sus hijas...


5. Boyfriend jeans. Para ellos, los pantalones vaqueros deben ser de nuestra talla. Nada de llevarlos enormes, con el tiro por las rodillas y remangados, como si fuésemos latinkings. La verdad es que lo entiendo. Y me encantan este tipo de pantalones en otras, pero en mí... no los veo.


6. Complementos a gogó, exagerados y llamativos. No les van. Supongo que se saturaron de MA en el Equipo A en los ochenta. Y lo entiendo.


7. Sombreros y tocados. Dice el autor que, si no vamos a Ascot, nos los ahorremos. Sobretodo las pamelas. Qué lástima, ¿no? Con lo bien que queda un Fedora o un Borsalino. Vale, en según qué ocasiones y según qué cabezas.


Del tema partes de arriba, la verdad, no lo deja muy claro. Les gustan las camisetas de tirantes y los vestidos de verano. Las camisas blancas (si no son las suyas) y las camisetas. Pero nada de estilo señoritas Rottenmeyer. Eso ya lo sabíamos, ¿verdad?

¿Os ha sorprendido algo de este artículo? ¿Añadiríais algo más? Si hay algún chico al otro lado de la pantalla, que se manifieste, por favor.

¿Sabéis qué añadiría yo, aunque más que de ropa es de maquillaje y belleza? Bases de maquillaje muy evidentes por ser demasiado claras, anaranjadas o pastosas. Labios rojos o con gloss pringosos (porque no nos pueden besar, cuando les da por hacerlo en público). Ojos ahumados con colores estridentes. Pelos en plan casco por el exceso de laca. Tirabuzones si no tenemos más de diez años.  Perfumes que dan bofetadas por su intensidad. Eyeliners blancos. El pelo engominado y recogido en una coleta, en plan andrógino. Uñas largas y afiladas. El nailart en general.

Me parece a mí que tengo una mente más masculina de lo que yo pensaba. Si ya me lo decía una amiga hace unos cuantos años...