martes, 16 de abril de 2013

Ejercicios de tonificación para ponernos en forma en casa

Es oficial. El buen tiempo parece que ha llegado, y con él las mangas cortas, los tejidos finitos y, para más de un@, los lloros. Así que aquí estoy, dispuesta a ser vuestra voz de Pepita Grilla para que os levantéis del sofá y hagáis algo de ejercicio.


Tranquilos, que no voy a machacaros diciendo que tenéis que hacer ejercicio mínimo tres días a la semana, que hay que combinar cardio y tonificación, que al menos debéis estar 30 minutos moviéndoos... (pero sabed que sí, que deberíais). Y sé que al principio la cosa cuesta, y mucho:


Me conformo con que hagáis algunos ejercicios para tonificar. Para que esas carnes no se nos caigan. Para que el culete esté más alto, los brazos más fuertes y las piernas más definidas. Para que la espalda nos duela menos. Para que la tripita esté firme. Empecemos con 15 minutos al día. Que no es náaaaaaaaa. ¡¡¡Vaaaaaamos!!!

Como siempre digo, ni soy preparadora física, ni médico ni nada, pero el sentido común y la experiencia (y todas la información que he buscado por ahí) me hacen poneros aquí algunas tablas interesantes para poner en práctica:

Esta tabla es bastante completa para l@s principiantes, y sencillita de hacer. Si no tenéis mancuernas, os sirven unos paquetes de lentejas de un kilo, o unas botellas de agua. Podéis hacerla en plan circuito, es decir, haciendo todos los ejercicios una vez cada uno y repitiendo tres veces toda la rutina.


Esta tabla es sólo de abdominales, pero os aseguro que con el ejercicio 6 notaréis también que se trabajan los hombros. En concreto, en ese ejercicio debéis mantener la postura durante un minuto mientras subís y bajáis la pierna, con los abdominales bien contraídos. Repetid cada ejercicio tres veces.

Tabla para las piernas y el culete. Lo mismo que antes, 15-20 repeticiones de cada ejercicio, tres series de cada uno. Por si no lo tenéis claro, el número 1 y 2 son las dos posturas de un mismo ejercicio, al igual que el 3 y 4, el 5 y el 6, y el 7 y el 8.

No olvidéis calentar antes del ejercicio y estirar después. Y sí, sé que da mucha pereza a veces. Pero pensad en lo bien que os sentiréis después de hacer un buen trabajo. O ponéos una foto de unas buenas piernas para motivaros...